swimia
Swimia / Blog / Natación / Los virajes
Los virajes

Los virajes

Hoy os hablaré sobre los virajes, también conocido como volteos. Me gustaría que supieras todo los beneficios que nos aportan y porque debemos hacerlos, aunque al principio nos resulten engorrosos.

El viraje es uno de los elementos principales de la natación. Cada estilo tiene un viraje distinto, pero hoy nos centraremos en el de crol. Para afrontar esas duras travesías de este verano. Los virajes nos ayudarán a mantener un ritmo bastante estable dentro de nuestras series largas. Por lo contrario, si decidimos parar con la mano y volver a arrancar será mucho más engorroso y perderemos más ritmo.

A muchas personas les resulta más cómodo llegar con la mano y seguir haciendo piscinas, pero si nos centramos durante un tiempo en intentar hacer los dichosos virajes a la larga lo agradeceremos. Nadaremos con más soltura y a un ritmo mayor. Realizando el viraje es más fácil mantener un ritmo constante, al menos una vez que se tenga dominado, ya que no es necesario pararse en la pared, tomar aire y volver a comenzar el nuevo largo de la piscina

A continuación os daré varias pautas que debéis tener en cuenta para realizar el viraje:

Para una buena ejecución deberemos practicarlo repetidamente, de forma analítica y por partes, para acabar haciendo una buena realización. No debemos decirnos a nosotros mismos que no nos sale y volver a tocar con la mano. ¡Debemos ser constantes!

No te preocupes si al principio tu viraje no sale todo lo bien que te gustaría, incluso sí crees que estás perdiendo el tiempo, cuando lleves una infinidad de virajes lo agradecerás.

Al principio deberás ponerle mucho empeño y atención, después te saldrá solo. Deberás céntrate mucho en la posición de tu cuerpo, de tus manos e incluso de tu batido de pies. Cuando realices los primeros tenderás a irte hacia abajo, pero acabaras haciéndolos en la superficie y de forma inconsciente. Ayúdate de las manos, aquí está el error del 80% de los nadadores. Apóyate en el agua como si del suelo se tratase para hacer un buen impulso en el volteo.

Para evitar que te entre agua por la nariz, cuando realices el viraje debes soplar por ella con fuerza mientras mantienes la boca cerrada.

Sí lo prefieres y tu dominio de la voltereta dentro del agua aun no es bueno al 100%, es mejor que empieces practicándolo en medio de la piscina, sin sentir el agobio de la pared. Primero aprende a voltear y después lo encadenaremos con el impulso.

El impulso de la pared también debe ser eficaz, en posición hidrodinámica y sin respirar en la primera braza, porque realizar mal uno de estos puntos nos haría perder eficacia y velocidad en el arranque.

El mejor viraje es aquel que se realiza cerca de la superficie y bastante cerca de la pared. La distancia no es exacta ya que depende de la altura de cada nadador. Pero debemos observar lo siguiente. Sí nos quedamos lejos el impulso será menor y si nos quedamos demasiado cerca el impulso será dificultoso, ya que al estar muy encogidos también será difícil impulsarse.

¿Crees que podrás con los virajes o podrán ellos contigo? Lucha hasta conseguirlo.

¡Ánimo seguidores!

¿Te gustó?
Síguenos

Forma parte de Swimia, ¡cuéntanos tu experiencia!


¡Gracias por tu participación!

Estamos echando un vistazo a tu comentario. Si todo está correcto, aparecerá en esta misma página cuando vuelvas más tarde o recargues la página.

1 comentario

  1. Ruben Fernández

    Hola Marc. Esta es otra de mis asignaturas pendientes.a ver si en septiembre con los nuevos propósitos lo pongo en práctica!!un saludo!!