swimia
Swimia / Blog / Natación / Otro punto de vista

Otro punto de vista

Hoy os presentaré a uno de nuestros seguidores más fieles, leyendo cada uno de nuestros posts y en muchas ocasiones se anima a comentarlos.

El es Rubén Fernández Altabas, un nadador amateur que nos muestra su pasión por nadar. Me parecía interesante que conocierais diferentes puntos de vista sobre el aprecio hacia este deporte. No hace falta permanecer en el alto nivel para disfrutar de este deporte. Miles de aficionados disfrutan igual o más que un nadador profesional.

A continuación os dejaré con su pequeño relato y experiencia en este deporte:

Desde bien pequeño, una de las cosas que más me ha gustado es practicar deporte. Soy muy nervioso y siempre lo he necesitado como una válvula de escape. Fui probando diferentes deportes, pero ninguno lo pude mantener muchos años seguidos porque también hacía música y era difícil compaginar las dos cosas por horarios (siempre tenía que acabar cambiando de deporte para ajustar horarios). Probé con fútbol, baloncesto, karate y luego atletismo. La natación no era una opción porque de pequeño no quise que me apuntaran mis padres y siempre arrastré esa idea de que era un deporte aburrido y el cual no controlaba demasiado. Así, hasta que me dio por apuntarme a unos cursillos por probar y aprender un poco. Se me abrió el mundo cuando vi lo bien que me sentaba nadar (a todos los niveles, físicamente, para desconectar, me ayudaba a descansar mejor,…) y que no me aburría, al contrario de lo que pensaba. Poco a poco fui mejorando la técnica y ganando metros en cada entreno. Aunque seguía practicando y probando otros deportes siempre tenía claro que ‘mi deporte’, aunque fuera a nivel amateur, era la natación y que lo demás, lo hacía como extra.

Siempre me he arrepentido de no haber visto desde niño la grandeza de este deporte y haber empezado antes a practicarlo y tener así mucha mejor técnica, e incluso competir, aunque tengo que decir que me parece muy sacrificado y muy poco recompensado y valorado y creo que si lo practicas desde pequeño, te puede llegar a pasar factura tanto sacrificio.

Hasta que nació mi primer hijo, solía hacer entre tres y cuatro entrenos por semana (y además con un par de amigos que tenían un nivel parecido, lo cual facilita mucho el entreno y la motivación). Pero tengo que decir que desde entonces, me ha sido muy difícil compaginarlo y me he tenido que buscar los ‘huecos’ para poder conciliar la natación con la dura tarea de ser padre (y ya no digo desde que nació el segundo). Además, desde entonces he tenido que entrenar solo por no poder cuadrar los horarios con mis antiguos compañeros. Para poder seguir a un mínimo nivel, me he tenido que ir planteando objetivos a corto plazo para auto-motivarme. La verdad es que siempre digo que mi gran reto es ‘hacer todos los metros y entrenos que pueda y no perder’, para cuando disponga de más tiempo, seguir a un ritmo aceptable e incluso poder mejorarlo (siempre hay que intentar mejorar). De momento, no me va mal del todo, porque el hecho de tener tan ajustados los horarios y la inestabilidad de no saber si podrás hacer los entrenos que te planteas a medio plazo (porque con niños, nunca sabes qué pasará mañana), hace que cada día que entreno, disfrute más que nunca y lo exprima al máximo, como si fuera el último que hago en semanas. Además, siempre que puedo intento apuntarme a alguna travesía, sobre todo para mantenerme motivado y con objetivos en mente a medio plazo, que en este deporte creo que es fundamental. Por ejemplo, un reto que me planteo actualmente es poder finalizar alguna travesía de una distancia considerable dado mi nivel amateur (por ejemplo, pasar de los 5000 m) e ir cogiendo así experiencia.

Así que espero poder disfrutando toda la vida de este deporte que tantas satisfacciones me da, aunque sea a nivel aficionado, así como transmitir a mis hijos todos los valores y ventajas que aporta, para así un día poder compartirlo con ellos (si les gusta, claro está).

Nunca es tarde para empezar a practicar este bello deporte, ¡a la vez de sacrificado!

¿Te  gusto el relato de Rubén? ¡Cuéntanos el tuyo!

Saludos, seguidores.

¿Te gustó?
Síguenos

Forma parte de Swimia, ¡cuéntanos tu experiencia!


¡Gracias por tu participación!

Estamos echando un vistazo a tu comentario. Si todo está correcto, aparecerá en esta misma página cuando vuelvas más tarde o recargues la página.