swimia
Swimia / Blog / Diario de un nadador / La clave: encontrar un buen Club de Natación

La clave: encontrar un buen Club de Natación

Es muy importante cuando practicamos el deporte que más nos gusta sentirte bien en la instalación, entidad, grupo de entreno,… en el cual vas a pasar muchas horas. En mi caso, no acaba de encontrar el mejor sitio. En todas las entidades por las que había pasado hasta el momento siempre encontraba alguna traba. Al final me decidí ir al Club Natació Cornella, y siempre acabo diciendo lo mismo: ¡Me arrepiento de no haber tomado esta decisión antes!

Fueron decisiones muy difíciles de tomar. Empezaba a cursar segundo de bachiller, empezaban a apretarme mucho más con los estudios y en la piscina también. En el Club natación Molins de Rei no me acaba de encontrar del todo a gusto a nivel de entrenos. Estaba totalmente solo, decidí acabar la temporada, pero debía buscar otro club donde hubiera algo más, un gran grupo de entreno que me ayudara a tener fuerzas cada día, para poder realizar esos entrenos tan duros a los que empezaba a someterme.

Al finalizar la temporada, me fui al Club Natació Martorell, allí encontré un grupo numeroso de nadadores dispuestos a darlo todo en cada entreno. Parecía que volvía a sentir esa ansia por entrenar, competir y disfrutar del día a día. Incluso llegue a trasladar también mis estudios a Martorell, para poder tener todo en la misma población. Esto me suponía coger el ciclomotor que mis padres me compraron a las 5 de la mañana para poder realizar tres días a la semana los entrenos matinales. A más entrenábamos las cinco tardes. Empezaba a coger color, teníamos un grupo muy unido pero, desafortunadamente, al finalizar la temporada el grupo se rompió. Nadadores que empezaban la universidad y otros que los habían fichado por otros clubs. Me volvía a ver igual que en Molins y rápidamente busque solución. Afortunadamente en Cornellà siempre estaban insistiendo en que fuera... y finalmente opte por probar allí.

        

Fue la mejor decisión que tomé. Era un grupo mucho más grande que incluso en Martorell. Probé y no tuve dudas. Al principio me costó un poco adaptarme, porque eran unos ritmos totalmente diferentes a los que yo había realizado anteriormente. Poco a poco fui enganchando los ritmos de entreno y empecé a verlo reflejado en mis marcas y en mi estado de forma. El Club Natació Cornellà siempre lo había tenido como un referente, siempre que me tocaba competir contra ellos los envidiaba, era increíble y digno de admirar ¡CÓMO ANIMABAN! Me faltó poco para unirme a la fiesta, cada competición se vivía como si fuera la última, el nivel de cohesión de grupo era inmejorable y tanto para entrenar como para competir eso era importantísimo. La aceptación que tuve con el grupo fue de agradecer y a las pocas semanas de estar con todos ellos ya me hicieron sentir como si llevara toda la vida. Quizás lo que peor lleve fue los horarios de entreno. Se entrenaba de nueve a diez y media de la noche cuando en todos los clubs anteriores a las nueve ya podía estar en casa.

Encontrar tu camino es importante, en mi caso lo encontré. ¿Tú ya lo has encontrado? ¿En qué Club estas actualmente y qué valorarías de él?

¡Un saludo a todos y gracias por vuestro apoyo!

¿Te gustó?
Síguenos

Forma parte de Swimia, ¡cuéntanos tu experiencia!


¡Gracias por tu participación!

Estamos echando un vistazo a tu comentario. Si todo está correcto, aparecerá en esta misma página cuando vuelvas más tarde o recargues la página.